Equilibrio, seguridad, decisión, fortaleza y actuación.

Echar al frente a como dé lugar, sin mirar atrás ni para los lados, para poder llegar hasta el final sin quedarse en el camino.

¡He aquí la actitud!

Alguien muy querido y a quién admiro mucho, no sólo por el parentesco si no por sus grandes logros en la vida, me dijo una vez ante un problema en el que me encontré: … pues si te empeñas en ir en dirección contraria a lo establecido no sólo sufrirás mucho si no que te verás muy sola

Y no estaba nada lejos de la realidad en su cariñoso y protector consejo. Pero como yo soy persistente y siempre me empeño en defender lo que parece indefendible, lo afronté, con éxito dicho sea de paso, gracias a adoptar determinada actitud fuerte y firme, y apoyándome en la gran expresión de una muy buena amiga mía a quién dedico este post en mi blog y de quién aprendí a adoptarla que dice así:

¡A por ello cómo un Miura!

Es muy cierto que actualmente nuestra sociedad se deja llevar por las reglas y procedimientos ya establecidos, Si o Si. Parece que por dónde va todo el mundo, hay que ir sin salirse nunca ni un milímetro del camino. Cuando la realidad es que en ocasiones, si no te sales, te hundes en el sistema implantado. Y es en ese tramo donde uno puede verse muy solo y poco entendido atravesando un camino lleno de obstáculos que tendrá que rodear para llegar hasta el final. Y sólo si llega con éxito será reconocido.

¿A cuántos GRANDES filósofos, ciéntificos, médicos, etc,  no se les dió crédito en sus teorías y descubrimientos y después han resultado ser un gran avance en nuestro mundo? ¿Cuántos fueron cuestionados por el sistema y la sociedad de la época en la que vivieron por salirse de las reglas establecidas? Gracias a que esta gente, que en un momento dado se salió del camino trazando nuevas rutas y dejando otras opciones abiertas muy útiles hoy en día, hemos conseguido combatir y erradicar enfermedades, crecer como sociedad y evolucionar como raza. ¡Esa gente marcó la diferencia!.

Hay un grupo de gente a la que denomino Gente Práctica, que se sale y sabe salir del camino trazado. Yo me considero de ese grupo de gente que, en ocasiones con éxito y en otras sólo como aprendizaje pero siempre provechoso, tenemos el valor o la inconsciencia de enfrentarnos a las reglas establecidas. Utilizando la teoría que nos  han enseñado para buscar nuevas opciones porque quizá la que nos den no cubre las espectativas requeridas en un momento dado. Con éxito o no, me he salido del camino. Unas veces he ganado. En otras he aprendido. Nada más cierto en mi caso que el dicho: No hay mal que por bien no venga. Todo tiene un riesgo en la vida, pero también es cierto que «si no arriesgas nunca ganas». O lo que viene a ser lo mismo «si no se intenta, difícil que ocurra».

Por mi experiencia de vida, he podido comprobar que esto es una realidad. Lo establecido a veces, no sólo no es suficiente, sino que te puede arrastras. Somos nosotros mismos los que valiéndonos de lo ya implantado y adoptando la actitud adecuada podemos afrontar todo en esta vida y no caer. Encontrar soluciones válidas para cada uno de los momentos que nos toque vivir. Buscando nuevas alternativas que nos den soluciones satisfactorias. Por que en ocasiones, nuestra lucha puede ser particular pero nuestro éxito puede favorecer a futuro en la evolución de algo en el mundo en el que vivimos. Por pequeño que pueda parecer lo que hemos conseguido siempre hay alguien que le podrá sacar un beneficio.

Hay que tener muy en cuenta que no se debe enfrentar algo sin antes valorar con cuidado el terreno que se va a pisar. Marcar resultados a través de la búsqueda de elementos que nos puedan ayudar a desarrollar nuestro objetivo y tener confianza en uno mismo de que hay posibilidad de alcanzarlo. En ocasiones, dando cada paso como si de pasar por un camino lleno de minas explosivas se tratase. Pero si se estudia y tantea bien el terreno y se actúa con inteligencia difícilmente uno no conseguirá con éxito su objetivo. Con una buena organización, un buen planteamiento de la situación y una actitud positiva y abierta a todo ¿por qué no se va a dar?.

Escuchar, que no es lo mismo que solo oír, a todos y cada uno de los implicados. O por qué no, a todos los que nos quieran aportar algo. Observando mucho a nuestro alrededor para así poder obtener más datos y analizando atentamente cada detalle recogido.

Siempre habrá  gente que puede impregnarnos de sus propios temores. Gente que no tiene valor o que simplemente el hecho de no saber como afrontar una situación nos puede convencer de que estamos equivocados. Es importante saber detectar esas actitudes que no favorecen nada a poder conseguir algo en la vida y no guiarse por ellas. Gente que vive en un estado de confort sin hacer nunca ni una sola variación de lo establecido en el sistema siguiendo los pasos del de delante sin cuestionarse si por ahí es su sueño de por dónde ir. Simplemente yendo porque le dijeron que hay que ir por ahí. Siendo correcto. A estas personas yo las denomino, Gente Teórica, que aplica en su vida la teoría que le han enseñado y de ahí no se sale o no sabe salir.

Por el camino, lejos de todo ánimos, posiblemente lo que más nos encontremos sea vagos y cobardes pensamientos que nos influyan de forma negativa para seguir avanzando. Creencias que se nos han dado educacionalmente y que nos envuelven socialmente. Creencias que pueden ser causa en ocasiones que queramos tirar la toalla. Que creamos estar equivocados. Que nos hagan cuestionarnos si no será un error seguir dando pasos fuera de lo establecido.

Si crees en algo, si estás seguro de desearlo, no te cortes,

¡a por ello como un Miura!

Para conseguir el éxito de lo que uno se proponer o quiere defender, ésta puede ser la actitud.