La base para construir buenas relaciones “no es lo que yo creo” sino “lo que el otro pueda llegar a sentir”.

¿Tú sabes pedir perdón? ¿Alguna vez te has quedado sin pedir perdón sabiendo que lo deberías de haber hecho? ¿Cómo te has sentido?

Puede que lo que para mí es normal a otro ser humano le incomode generándole un mal estar desembocando en una fractura o distanciamiento en una relación de cualquier índole.

“Observar al de enfrente y saber ponernos en sus zapatos para poder entender como percibe nuestro punto de vista en ese momento” si queremos mantener una buena relación.

No sería correcto justificarse ante una equivocación que hayamos cometido y siendo conscientes de ello. Lo acertado sería dar una explicación clara y breve de lo ocurrido. Siempre se queda mucho mejor y será aceptada evitando fracturar la relación. Por ejemplo:

  •  Llego tarde, porque me he liado y he salido tarde de casa.
  • Se me ha pasado por completo, por favor, discúlpame.

Saber gestionar adecuadamente un error pidiendo perdón es algo que nos favorece a la hora de relacionarse con los demás. La sinceridad en las personas es una cualidad que se valora mucho, sobre todo si se dice de la manera correcta.

Saber relacionarse bien, con gente que se hace cargo de sus responsabilidades, es una forma de mejorar nuestro círculo de relaciones y sumará mucho a nuestra vida apartándonos de situaciones incomodas y que puedan traernos consecuencias.

Cuando nos encontremos en una situción embarazosa, la mejor opción siempre será «pedir perdón y decir la verdad de por qué pasó».

La actitud que se debe adoptar es la de «ser sincero» dando una explicación clara y no muy extendida con la verdad, con humildad al pedir disculpas y ofrecer una alternativa como solución al error.

Los seres humanos podemos ser muy sensibles y todo aquel que se disculpa con los demás espera también que los demás lo hagan con él.

Cuando cometas un error ofrezce una disculpa y seguido, una alternativa para corregir, en la medida de lo posible, el error cometido.

Saber pedir perdón en la vida, es todo un acierto.