Una decisión bien pensada, es una decisión bien tomada.

Elegir una carrera universitaria, en ocasiones puede no ser una decisión fácil para ti. Una buena planificación puede ayudarte a decidir bien tu mejor camino a la hora de elegir que es lo que quieres ser de mayor.

Párate a pensar por un momento si la decisión la tomas desde el corazón o desde una pasaión que puede ser negativa. Si lo hago desde la pasión negativa dejas de ver elementos atenuantes. Si de lo contrario, te cargas de pasión positiva, podrías dejar de ver los riesgos.

Toma tu decisión esperándote lo peor, pero preparado también para obtener lo mejor.