No por estudiar con un iPad o con un ordenador en el cole nuestros hijos será más listo en el futuro.

En realidad, el uso de aparatos tecnológicos no es una novedad en la educación. Ya desde tiempo atrás se usan las calculadoras, las impresoras y otras herramientas tecnológicas. Hoy en día, como más actuales y avanzadas, son las incorporadas en estos tiempos,  pizarras digitales.

Con la incorporación de internet han llegado las aulas virtuales, los móviles, las tablets, y hemos podido aumentar el radio de alcance a la información y a la comunicación a los alumnos más allá de nuestras propias fronteras para así poder desarrollar mejores investigaciones que luego puedan usar en sus trabajos escolares.

¿Te has preguntado alguna vez cómo es éso de estudiar a través de estas herramientas?

  • ¿Qué beneficios REALES tiene estudiar con un iPad u ordenador? ¿Y si hay unas desventajas?
  • ¿Qué se necesita para estudiar a través de un iPad? ¿Qué hay detrás? ¿Qué lo sustenta? ¿Cómo funciona? ¿Dónde se alojan esos libros que no se pueden tocar?
  • ¿Cómo se piensa la estructura de dicha plataforma? ¿Quién la piensa? ¿Son educadores experimentados? ¿Son creativos publicitarios?
  • ¿Están los educadores informáticamente preparados para impartir las clases con esa tecnólogía moderna? ¿Saben utilizar con seguridad dichas aplicaciones? ¿Resolver unos mínimos problemas que puedan surgir en el momento con el funcionamiento de las aplicaciones? ¿Saben explicar el uso de dicha aplicaciones aunque sea en un 32% de la capacidad de dichas aplicaciones?
  • ¿Con qué problemas nos podemos encontrar?
  • ¿Cómo se resuelven?
  • ¿Cuánto tiempo pueden tardar en resolverse en caso de caerse la plataforma?
  • ¿Están las 24h. del día los proveedores de la plataforma para resolver?

Y un sin fin de preguntas más que nos podriamos hacer…

Hoy en día, la incorporación de nuevas tecnologías como herramientas de apoyo en la educación de nuestros hijos en los colegios son consideradas como algo que mejora el aprendizaje y buen desarrollo académico. Pero ¡OJO!, a menudo se confunde tecnología, sin más, porque suena a actual, a moderno, a mejor educación, como buena enseñanza. A veces cuando decimos «trabajan con ordenador» o «mis hijos no tienen libros porque estudian a través de iPad» nos suena a buena enseñanza, a educación avanzada, a colegio actualizado, a buen colegio, y decimos en ocasiones «es uno de los mejores porque estudian con iPad». Parece que van a salir más listos por ello que el resto, solo por «tener» estas herramientas. Y digo «tener» porque no es lo mismo que «saber utilizarlas».  Pues nada más lejos de la realidad. Un ordenador solo es una herramienta más moderna que un libro de papel, más tecnológico, pero si no se eneseña correctamente a utilizar de nada les sirve a nuestros hijos ya que no le sacarán todo el provecho que se les puede sacar a estas herramientas. Ni estarán aprendiendo con ello adecuadamente. Si ellos son los que aprenden solitos investigando porque sus mismos educadores no saben ni como funcionan, el aprendizaje se ralentiza, con lo cual hemos avanzado en herramienta pero habremos retrasado el tiempo y método de aprendizaje pasando por alto detalles educativos muy básicos.

Claro ejemplo de ésto tenemos las fántasticas presentaciones de Power Point que les hacen hacer a los niños a partir, más o mneos, de los 9 ó 10 años. Nos encontramos en ocasiones que los mismos educadores no saben como usar los programas. Mandan a los niños hacer presentaciones en un Power Point sin poder dar ni un mínimo de directrices de como empezar una presentación en esa aplicación por ser ellos mismos desconocedores, hasta de lo más elemental de la utilización de dicho programa, invitando a los propios alumnos a que ellos mismo investiguen como hacerlo. Tal desconocimiento limita la educación. El no poder manejarse con soltura con estas herramientas hace que se simplique la enseñanza. Obvian el explicarles que un trabajo tiene una determinada estructura de presentación porque ni ellos mismo conocen el funcionamiento del programa para poder ofrecer dicha explicación con seguridad. Si el profesor no sabe bien cómo duplicar una página, cómo inserta una foto, cómo darles efectos a esos títulos, cómo hacer nuevas cajas de texto, cómo colocar una foto por debajo de un texto, etc, dificilmente le enseñará la estructura básica de una presentación bien hecha si él mismo no está capacitado para hacerlo.

Soy la primera en querer que mi hijo tenga iniciativa de investigación por sí mismo para que desarrolle mejor hasta dónde puedan llegar sus capacidades pero a todos nos han dado unas buenas pautas para dar los primeros pasitos…

Así que lo del iPad u ordenadores está muy bien mientras el sistema que tenga el colegio esté a la altura, no solo en herramientas y en una plataforma que esté bien programa y que de un buen funcionamiento, sino en que sus educadores sepan manejarlas. Algo complicado si tenemos en cuenta la actitud tan poco proactiva que tienen los educadores en los colegio de hoy en día.

Está claro, que la adaptación de dichas herramientas en la educación puede ser muy eficaz y efectiva, al igual que aumenta el interés de los niños en el estudio  haciéndolo mucho más motivamente captando más su atención. Pero no debemos olvidar que dichas herramientas han de tener un soporte bien estructurado por detrás. Una plataforma firme que de un buen servicio, tanto en su estructura como en soporte técnico. Permitiéndo el buen funcionamiento y el buen entendimiento de dicha plataforma, la facilidad de navegabilidad y que dicho soporte informático no sufra continuas caidas negando el acceso por ello a los usuarios, en este caso, los alumnos, padres y profesores.

Pero no solo es preciso un buen soporte técnico informático. También es muy importante que los educadores estén alineados con la vanguardía de dichas tecnologías de forma que puedan resolver las dudas de los alumnos en su funcionamiento cotidiano y que sepan guiarles en como usar correctamente las aplicaciones con los que se vaya a trabajar.

El uso de estas tecnologías más interactivas parecen captar más la atención en los alumnos, por lo que la motivación de los alumnos se va a ver favorecida por ellas. Y con ello se facilitará un poco más la labor del profesorado, haciéndola más atractiva y más competente. Optimizan mejor su tiempo y esto les permitirá mejorar su formación, que no solo les va a beneficiar a ellos a corto y largo plazo, sino que también beneficiará a los propios alumnos.

La tecnología no es algo nuevo en la educación pero si la forma en que se usa esa tecnología. Por ello es importante que los mismos educadores estén actualizados en dichas áreas. Ésto permite una mayor flexibilidad, eficiencia y un mejor provecho de los recursos educativos cuyo resultado es una educación de mejor calidad en los alumnos y que les prepara mejor para los tiempos futuros. Y para que ello se dé, por detrás ha de haber un buen soporte bien estructurado como que los educadores estén capacitados para enseñar con tales herramientas avanzadas, puesto que de lo contrario, de nada serviría que los niños estudiasen con un ordenador o tablet si detrás no hay un buen servicio para alcanzar el objetivo deseado.

Los padres debemos de estar más actualizados en métodos educativos a la hora de valorar el colegio que elegimos y los medios con los que cuentan para la educación de nuestros hijos.